¿Conviene y como elegirlo?


Si no contamos con un sueldo fijo, o no sabemos de cuánto dinero dispondremos para cubrir nuestros gastos, para mayor comodidad, podemos contratar internet prepago. El internet prepago se presenta como internet móvil. O sea, la conexión es a través de un dispositivo USB que se conecta por medio de redes y antenas 3G. La principal ventaja de este tipo de servicio, es la posibilidad de movernos a donde deseemos y poder tener internet. El modem es un dispositivo muy pequeño que cabe en cualquier bolsillo o cartera y la instalación del mismo es muy simple y rápida.

El internet prepago, más que nada permite al usuario tener un mayor control de lo que gasta y consume en internet. Este servicio no suele ser recomendado para aquellos que realicen muchas descargas diarias o vean contenido online. Es útil para aquellos que solo revisan sus correos electrónicos y redes sociales, por ejemplo. La capacidad de transferencia de datos de este tipo de planes suele ser muy reducida. Otra cosa a tener en cuenta es la cobertura de dicho servicio. Para ahorrarnos problemas de intermitencia y desconexión, lo ideal es que antes de contratar el servicio, nos comuniquemos con operadores de la empresa para que nos informen si en el radio en el que vamos a utilizar la prestación, la señal es buena.

Los modem USB por lo general hay que comprarlos en el momento en el que se adquiere un plan prepago, a diferencia de un plan con contrato que el modem se entrega sin costo alguno. El costo del dispositivo dependerá de la marca y modelo, suelen tener un precio mínimo de cuarenta euros aproximadamente.

Los costos del servicio de internet prepago móvil son muy versátiles, dependerá de la cantidad de MB y horas/días que lo utilicemos. Por lo general se realizan las cargas con tarjetas prepagas, PINS, o bonos de MB. Por 100 MB al día, Yoigo ofrece un costo de tres euros por día. En Orange, el costo de cincuenta céntimos más por día. Jazztel es la empresa que más velocidad ofrece en lo que respecta al internet móvil prepago, y por lo tanto, los costos son más altos. 1 GB cuesta veinte euros, cinco GB cuestan cuarenta euros. La velocidad es mayor, al igual que la capacidad de descargas. Vodafone ofrece bonos de MB a utilizar en determinada cantidad de días, por ejemplo, 500 MB de fin de semana para tres días tienen un costo de nueve euros, o dos GB para treinta días, cuestan treinta y dos euros. El monto más barato es de ocho euros para treinta días. Por lo general este tipo de servicio cuenta con un medidor de MB, para que el usuario tenga conocimiento del uso que está dándole a la línea, y cuánto falta para que se terminen sus MB.

Es internet móvil prepago tal vez, la única manera de tener un control real de lo que cada usuario consume y gasta en internet. Si bien el servicio es más caro que un plan con contrato, es útil para aquellos que no cuentan con un monto fijo de dinero por mes.